21 de marzo de 2009

Cine: "Watchmen"

Adaptaciones. Es complicado escribir sobre ellas de modo consistente, sobre todo cuando no has leído el material original. Sí, acabo de confesar mi pecado: no he leído entera "Watchmen", la novela gráfica de Alan Moore y Dave Gibbons en que se basa la película. Digo entera porque comencé y no acabé. El problema es que su lectura se me atragantaba a ratos y, a poco más de la mitad (aburrido por los fragmentos de "Bajo la máscara" y la meta-historia de los piratas), quedó apartada. Soy consciente de que queda mucho mejor decir que es una obra maestra insuperable o, como he leído por ahí, el "Ciudadano Kane" del cómic; pero aunque sé apreciar en su contexto el valor de la película de Welles o de la obra de Alan Moore, ambas tienen ese puntito soporífero propio de los grandes clásicos que nunca termina de convencerme al cien por cien (sorry! ñ_ñU).


En críticas previas, he intentado mantenerme al margen de la comparación entre libro y película cuando esta ha existido: "Crepúsculo", "Revolutionay Road" e incluso "Slumdog Millionaire". Creo que una película debe tener valor como tal, de forma autónoma e independiente de otras formas de expresión. Pero el caso de "Watchmen" es especial, único, una provocación difícil de ignorar: siempre fue conocida como la inadaptable obra capital de Alan Moore. Dicho lo cual, disparo: afirmo que el 50 por ciento de la película -la parte que leí en comic- es satisfactorio como adaptación, pero además creo que 'Watchmen" es una buena película por sí misma.



Como adaptación de un cómic, ha sido comparada con "Batman Begins", "El Caballero Oscuro", "X-men" o "Spiderman" y solo puedo decir que no me parece justo. Mientras que la obra de Moore es autoconclusiva y han pasado más de 20 años desde su publicación -durante los cuales el mito ha ido creciendo-, los arriba mencionados son personajes/franquicia. Eso quiere decir que se siguen publicando y cada cierto tiempo a algún guionista iluminado le da por actualizar su status quo, darles un nuevo origen y esas cosas que tanto se llevan en Marvel y DC. Esas películas son, por lo tanto, lecturas personales que un director y su equipo de guionistas hacen del personaje y sus circunstancias, en las que se mantiene un personaje como eje -el que dé título a la película o franquicia- y, simplemente, se elige entre una de sus muchas historias y secundarios/villanos, se mezclan o incluso se crea algo nuevo. Ese enfoque no era posible en "Watchmen" porque hay una única historia y unos personajes debatidos e idolatrados hasta el infinito. Sam Raimi decidió que el fluido arácnido de Spiderman fuese creado por su propio cuerpo (el de Spidey, no el de Raimi ;p). Una dislocación del original más acorde con la actualidad que el inocente momento en que se concibió como válido que un brillante estudiante de 17 años desarrollara la fórmula del súperfluido. Hubo algún revuelo al respecto pero nada fuera de lo normal. No quiero ni pensar qué habría pasado si a Zack Snyder le llega a dar por hacer al Doctor Manhattan, yo qué sé... ¿rojo? Salvados los escollos propios de enfrentarse a (la ira irracional de) los fans, hablemos de la adaptación en sí.


El formato por el que "Watchmen" es más conocida es un tomo de casi 400 páginas, pero originalmente fue publicada en 12 números de 32 páginas. Como comenté en la entrada anterior (¡más autoenlaces!^^), esta estructura ya me habría convencido para pensar que la mejor forma de adaptar la novela era una serie (americana ;p) de 12 capítulos de 40 y pico minutos; pero los productores siempre tuvieron en mente una película, con la consiguiente dificultad para ser fiel a la novela gráfica original. Por eso no es de extrañar que varias veces se haya intentado llevar a la gran pantalla y el proyecto haya fracasado... hasta ahora.



"Watchmen" nos cuenta una historia compleja y ambiciosa, que mezcla elementos de la guerra fría con la decadencia de los superhéroes -llevada por primera vez a su máxima expresión en esta obra-. Por estos motivos, la elección del director creó polémica. Zack Snyder acababa de saltar a la fama tras dirigir "300", con la que demostró un excelente gusto estético y un tratamiento ensalzador de la violencia, pero era una película cuya historia no presentaba (por su linealidad) las dificultades narrativas a las que debería enfrentarse en "Watchmen". Es decir, que el fandom se estaba alterando y hacía sonar las alarmas porque sí, como tantas veces ha hecho y otras tantas hará. La película brilla en los apartados técnicos; cada plano es una pequeña virguería retro-kitsch, prácticamente calcado a las viñetas del comic, y la secuencia inicial de créditos es una delicia. Tal vez podría haberse mejorado el maquillaje usado para envejecer a algún personaje (el Comediante o Espectro de Seda I) o imitar a otros (Nixon, especialmente), ya que parecen sacados de algún programa televisivo de sátira política. Aunque lo de Nixon es tan cutre que da la impresión de haber sido hecho a propósito. De todas formas, es una nimiedad que no desmerece el gran nivel del conjunto.



Las escenas de acción han ganado en espectacularidad respecto al original en papel (obvio) pero, igual que ocurría en "300", hay un cierto abuso del bullet-time (cámara lenta) que ha irritado a más de un espectador -entre los que no me encuentro-. Del original sí se ha respetado totalmente el tratamiento visual, hasta el punto de que se pueden encontrar viñetas y fotogramas idénticos. Algunos críticos ven esto como un problema que ya se discutió cuando adaptaron la mencionada "300" o "Sin City": que el cómic tiene un lenguaje propio, diferente al del cine -aunque cada vez el diálogo e influencia entre ambos soportes sea mayor-. No seré yo quien ponga límites a ninguna de las dos formas de expresión ya que, en su justa medida, ambas pueden verse beneficiadas de las virtudes del otro. ¿Qué otro motivo hay para que los guiones originales parezcan escasear y abunden las adaptaciones de libros y comics?


Dejando a un lado los aspectos técnicos, entramos en lo que de verdad importa: ¿de qué va ''Watchmen"? La historia habla de una realidad en la que la existencia de superhéroes es un hecho. No son superhéroes al uso, como Superman o Spiderman, se trata de gente normal y corriente que, unidos o en solitario, ocultan su identidad bajo máscaras y combaten el crimen. Tras presentar un contexto histórico-político y coquetear con la ficción histórica en los créditos de apertura (la muerte de Kennedy a manos de un enmascarado), la acción avanza hasta 1985 y nos muestra el asesinato de un hombre que es identificado como un mítico superhéroe enmascarado, el Comediante (magnífico Jeffrey Dean Morgan). Un antiguo compañero de batallas, el enigmático y peligroso Rorschach (también excelente Jackie Earle Haley), investigará el crimen y advertirá al resto de enmascarados de que todos corren peligro... El comic tiene 400 páginas, ¿recordáis? ¿En una sola película? La respuesta es sí: una película de 165 minutos. Con todo, el resumen de arriba no es más que la trama principal del comic. Han quedado fuera líneas argumentales secundarias completas y otras se han simplificado para que encajen con la principal.


Cuando comencé a leer "Watchmen", los episodios del comic de piratas me resultaban un engorro, así que me alegré al saber que era lo primero que se había descartado de cara al montaje en salas. De todas formas, ya se ha anunciado un director's cut en el que se incluirá todo lo que ha quedado fuera en la sala de montaje -que por lo visto es bastante-, lo que inevitablemente me lleva a preguntarme qué sentido tiene verla ahora... pero eso es otro tema muy distinto. Todo esto es subjetivo, claro: nunca sabré agradecer lo bastante a Peter Jackson que fusilara a Tom Bombadil de la adaptación de "El señor de los anillos"; otros lo lamentaron. Supongo que aquí ocurre lo mismo.



Durante los 165 minutos de metraje, la acción avanza y retrocede en el tiempo para explicarnos las circunstancias de los superhéroes relacionados con el Comediante. Nos cuentan que se retiraron debido a un acta oficial que condenaba sus actos, que ellos son la segunda generación de superhéroes, cómo aceptan que ya no lo son y si lo echan de menos o no, etc. He leído en foros que el montaje elegido para narrarlo (flashbacks, flashforwars) hace que "Memento" parezca lineal. Es un comentario un poco exagerado, la verdad... no creo que en ningún instante el espectador dude lo más mínimo de si ve un momento pasado o presente y el por qué se le muestra algo ("Perdidos" ha sido un buen entrenamiento para eso ;p). Lo que sí es cierto es que unos personajes están mejor desarrollados que otros y, especialmente en el tramo final, eso se nota. La película ha sabido plasmar con fidelidad la ira de Rorscharch, la crueldad del Comediante y la enajenación que supone el poder cuasi divino del Doctor Manhattan (Billy Crudup). El Búho Nocturno (Patrick Wilson) y Espectro de Seda (Malin Akerman) tienen momentos buenos y no tan buenos; finalmente, Ozimandias (Mathew Goode) se lleva la peor parte: desarrollo pobre y elección del actor muy cuestionable -en su momento se habló de Jude Law-.


Si algo debe quedar claro es que "Watchmen" no es una película de acción. Aunque a muchos pueda pareceros algo obvio, a los ajenos al mundo del cómic ese cartel con supertipos en mallas les despista bastante. Es una película de personajes (motivaciones, aceptación, resignación), reflexiva y con mensaje. Claro que hay acción, pero al servicio del argumento y no al revés. En su tramo central el ritmo decae un poco; es algo que suele ocurrir en casi todas las películas, pero es que al durar 165 minutos la percepción que tenemos en este caso es mayor. Posiblemente, tan dilatado metraje sea el punto más negativo de la película -da más pereza verla, las salas dan menos pases y en proporción recaudan menos-. Cuando la historia llega a su fin y reconstruyes mentalmente todo el argumento, no puedes evitar preguntarte si de verdad era necesario tanto tiempo para contar esta historia. En ese sentido, factores como la fidelidad casi exacta a los textos de las viñetas originales juegan un papel determinante.



Como último apunte, quiero mencionar la banda sonora. Tiene regusto a los setenta y ochenta, para ambientar mejor aquello que cuenta. Evidentemente, la conexión con las canciones dependerá de los gustos de cada uno; los que leyeron el comic cuando fue publicado por primera vez probablemente serán los que más la disfruten. Mi tema favorito de todo el repertorio es "All along the Watchower" (gracias a "Battlestar Galactica", por cierto) y, aunque en el comic citan a Dylan, aquí han puesto la versión de Hendrix, que mola más ;p (aunque la secuencia que acompaña no casa lo más mínimo con la canción...).


Zack Snyder no será recordado por remover los cimientos del cine como en su día hizo el guión de Alan Moore con los del comic. Eso no significa que haya fracasado en su intento: ha adaptado satisfactoriamente la obra inadaptable a la gran pantalla, que es más de lo que otros pueden decir. Ser fiel al comic original era el primer obstáculo a superar. El segundo, y el más relevante para este comentario, era hacer una buena película. "Watchmen" es muy recomendable y, además, representa una mirada fresca y transgresora para el cada vez más respetado género superheroico.


2 comentarios:

Laura dijo...

Well, I liked it very much! Claro, que yo del comic nada de nada. Salvo un par de castings que habría hecho diferente (por supuesto no el de Daddy-Winchester, él estaba clavado), me pareció de lo más interesante!!

;-)

J.M. Marí dijo...

¡¡Oh, un comentario!!^^ **tries hard not to sound desperate... well, not THAT hard ;p** ¿Te has leído el artículo entero? ¿Sin leer en diagonal? ¿¿Really?? No sé, no sé...;p

A mí también me gustó. Se me hizo un poco larga al final, a partir de que van a la Antártida y tal. Pero bueno, eso ya estaba en el comic y tocaba ser fieles al máximo, así que...

Buen Dr. Manhattan, geniales Rorschach y papi Winchester. Lo demás correcto, y supongo que lo del casting distinto va por Matthew Goode. Ozymandias es majestuoso y un poco prepotente y gilipollón, pero no amanerado ni reprimido. A ratos hasta me recordaba a Sheldom en Big Bang Theory ;>

Un beso!