26 de noviembre de 2008

Teoría de la coherencia interna del personaje (aka "efecto Anakin") ("Crear, ver y leer: en coña pero muy en serio", parte VI).

Un personaje que ha sido bien escrito muestra un comportamiento al que nos acostumbramos e incluso llegamos a saber cómo se comportaría en determinadas situaciones. Eso no quiere decir que no pueda evolucionar; al contrario, significa que el mismo comportamiento antes mencionado dicta qué pasos debe dar para llegar de un punto A a un punto B. De hecho, se supone que un personaje puede pasar desde un punto A hasta cualquier punto si pasa por todos los estadios emocionales necesarios para llegar hasta ahí.


El problema radica en que a veces los autores no disponen del tiempo o del talento necesario para explicar ese proceso, ese viaje por el mundo interior del personaje. La carencia de talento se ejemplifica a la desgraciada perfección en la nueva trilogía de "Star Wars". Esa trilogía se había escrito de antemano en el colectivo mental de todos los fans de la saga, tan solo había que seguir la línea de puntos. Pero no: el viaje al lado oscuro de Anakin Skywalker es la cosa más desastrosa y chapucera que se ha visto en pantalla grande. Vale, sí, le matan a la madre. Y eso, claro, justifica que asesine a todos los niños del templo Jedi. La habilidad para el tutelaje que tiene el maestro Yoda tiene bastante que ver con todo. En fin. ¿Recordáis cuando House pide dinero a Wilson una y otra vez (sin necesitarlo) solo por el mero placer de comprobar cuanto puede llegar a prestarle sin quejarse? O, como dice House, en cuánto cifra su amistad (incorregible, este House ;p). Pues parece que a George Lucas le pase lo mismo. Hace algo horroroso y los fans siguen consumiendo su basura espacial; de modo que da otro paso y la hace aún más gorda para comprobar cuánta mierda pueden llegar a tragar. Es un estudio antropológico de lo más peculiar, ¿no creéis?



En el lado contrario de la balanza tenemos a Lee Adama, de "Battlestar Galactica". ¿Cómo se come que alguien que en la primera temporada es piloto de caza espacial se haya convertido en la cuarta en el vicepresidente de las colonias terrestres? Muy fácil, mediante unos actos que definen ya desde la primera temporada sus ideales e implicaciones políticas (la revuelta de Tom Zarek) y que se siguen desarrollando puntualmente durante el resto de tramas. No hay que olvidar que su abuelo Joseph era abogado y la fascinación que Lee sentía por sus libros de derecho cuando era pequeño. Son detalles muy adecuados que engrasan nuestro cerebro y lo preparan para un cambio de rumbo en la trayectoria del personaje. Pero hasta en las mejores series meten la pata, porque tampoco hay que olvidar la existencia del capítulo "Mercado negro" -del cual autores y público reniegan y por el que espero sinceramente que quemaran al guionista en la hoguera-. En él, el noble y legal Lee se nos presenta totalmente out of character como putero habitual, que tuvo una mujer en la Tierra a la que amaba y que acaba matando a un tío a sangre fría al final del capítulo. Pero incluso en un caso extremo y horrible como este, fijaos si el personaje está bien escrito y definido que a los aficionados lo que nos pareció raro no fue lo primero ;>.


En novelas y películas, es bastante sencillo ser coherentes con los personajes porque se dan un planteamiento, nudo y desenlace cerrados, autoconclusivos. Por el contrario, en las sagas literarias (o "novelas río") y, especialmente, en las series de televisión, es frecuente encontrarnos con incoherencias de diversa índole debido a la naturaleza improvisada de la obra. En televisión, los guionistas desconocen si la serie arrasará entre el público y se alargará durante un montón de temporadas ("Lost", "Heroes") o fracasará por algún motivo y se cancelará tras la primera temporada... o incluso antes de acabarla ("La mujer biónica", "Hidden Palms",...¡¡"Firefly"!!:<). Os prometo que hoy no querría estar en la piel de un guionista de "Lost", de verdad que no.


Ver "Índice e Introducción de teorías"


4 comentarios:

Killy dijo...

Bueno, en esta hay poco que debatir. Tienes toda la razón del mundo al exponer esta salvajada que es el cargarse un personaje con bases establecidas en una historia, en su evolución a otro estado diferenciado. No es nada malo que un personaje evolucione, leñe, puede ser un revulsivo cojonudo para cualquier historia lo suficientemente larga para aprovecharlo, pero esto lleva su tiempo.

Es que sinceramente, esto nos pasa muchas veces por fanboys/girls, porque tragamos carros y carretas. Porque lo de Star Wars... (ejem, no puedo evitarlo, es que me parto xDDD)

PD. Deja ya de ejemplificar con Galactica, que me faltan un par de capítulos para acabar la 1ª temporada y al final caeré en uno de esos spoilers que haces y tendré que matarte!!!!!!!!!!!!

Cosette dijo...

El tema de la coherencia interna de personajes es algo que me toca la fibra… Con mi personal obsesión por analizar todo lo analizable de cada personaje, me CABREA soberanamente cuando los autores empiezan a hacer que estos se comporten de forma inconsistente con lo que te han contado de ellos. De hecho, me CABREA TANTO, que si la cosa no se soluciona, es un motivo por el condeno definitivamente una obra (libro, película, o lo que sea…). Con las series de TV ya ni te cuento, que uno de los problemas de que una serie se alargue infinitas temporadas es que, al final, ya no saben qué hacer con los personajes, y acaban optando por que estos se comporten como otra persona completamente distinta…

Mi primer trauma a este respecto (allá en mi tierna infancia) fue con “Melrose Place” (sí, vergüenza la mía, veía la susodicha serie…). Bueno, pues mi gran trauma con “Melrose…” -y motivo por el cual dejé de verla- fue que Billy (aquel chico tan majo, buena persona, amable, buen amigo, enamoradísimo de la no menos monísima Allison)… Como decía, Billy, de la noche a la mañana, se vuelve MALO; pero no malo-ambiguo-con-una-causa-justificada, no, sino malo-malo-porque-sí. Basta decir que en ese momento algo se quebró en mí, mi “inocencia televisiva” pasó a mejor vida, y fue cuando comprendí eso de que “no vuelvas a encariñarte con un personaje de TV, porque sufrirás” ;p.

Pese a no ser una fan acérrima de “Star Wars”, puedo comprender perfectamente la frustración que debió suponer para los fans la “transformación” de Anakin en la nueva trilogía. Como dices, un personaje puede pasar de un punto A a uno D siempre y cuando te expliquen cómo se sucede ese cambio. Si es algo coherente -aunque no te entusiasme-, puedes aceptarlo. El problema con Anakin es que todos sabíamos el final de su historia, pero Lucas y compañía hicieron una labor pésima explicando como el pobre chico abandona la bondad y la justicia y, de la noche a la mañana, se pone a matar jedis cual asesino sanguinario… En fin ;(. Y, como comenta Killy, el problema que tenemos los fanboys/girls es que, sí, podemos criticar hasta la saciedad el producto que nos están vendiendo, pero es que estamos tan entregados al él que no podemos evitar “querer más” (aunque, como comenta J.M., sea “basura espacial”, ja, ja!!!)

Personalmente, me toca más la fibra lo que comentas de Lee (que por algo es uno de mis personajes favoritos de “Galáctica”). BSG es una historia (entre otras cosas) de búsqueda de identidad y maduración (aplicable tanto a los cylons -los “hijos” de la humanidad-, como a algunos personajes -especialmente Lee y Kara, los “hijos” de Adama-). En lo que respecta a Lee, coincido contigo en que su evolución es de las más interesantes de toda la serie, y muestra cómo el personaje madura a lo largo de las 4 temporadas; nada menos que de piloto de viper a presidente de las colonias.
Eso sí, por consistente que me parezca su evolución, es verdad que episodios como “Black Market” hacen que quieras matar de la forma más dolorosa posible al guionista de turno. Recuerdo estar viendo el episodio y querer apagar el televisor al ver como me explicaban una barbaridad tras otra; puedo aceptar que Lee se vaya de putas (tras “Resurrection Ship”, ni Lee ni Kara pasaban por su mejor momento), pero… que se saquen de la manga a una mujer (embarazada????) de la que nunca hemos oído hablar????, qué el tío con más principios de la flota mate a sangre fría a un mafioso porque sí??? En fin, gracias a Dios que Ronald D. Moore reniega del episodio -como renegamos la mayoría de fans-… Y gracias a Dios también que episodios de “desarrollo de personajes” tan nefastos como este se vean compensados con auténticas maravillas en este ámbito (leáse “Unfinished business”, probablemente uno de los mejores episodios de toda la serie ;D)

Otro personaje que me viene a la mente al reflexionar sobre este tema -porque, en cierta forma, me “chirría”- es Jaime de ASOIAF. Martin lo presenta con una acción: tira a un niño (Bran) a sangre fría por la ventana. Esa acción lo define desde el principio de la historia y, a mi parecer, desentona un poco con el talante que toma el personaje a posteriori (alguien con honor, con valores, y sentimientos). Y todo eso no me cuadra demasiado bien con la forma en que es presentado en “Juego de Tronos” (y, sí, a Jaime le pasan cosas muy fuertes, pero igualmente me “chirría” que tire a un niño inocente por la ventana, soltando una frase como “La de cosas que hago por amor…”). De todas formas, hace mucho tiempo que leí “Juego de Tronos”, así que tampoco voy a ser categórica a ese respecto (tras una segunda lectura quizá sí…).

Y, bueno, J.M. parece que volvemos a coincidir en opiniones (por qué será?? ;p). Muy interesante todo, por cierto.

Saludos!

PD. Por cierto, Killy, ¿qué es eso de que J.M. no ponga más ejemplos de BSG???? Siento lo de los espoilers, pero a mi me encanta que lo haga (mi serie preferida, sigh!!!).

J.M. Marí dijo...

¡Killy! ¡Qué bien que estés viendo "Galactica"! ¿Te está gustando? Hay dos tendencias: fans acérrimos y gente que la encuentra algo lenta. De la primera temporada, me gustaron bastante varios capítulos, en especial el de Leoben siendo interrogado por Kara, pero no me enganché en serio hasta la mitad de la segunda. Solo digo una palabra: Cain. ¡Oh! ¡Qué grande! Y por cierto...¡¡¿¿a que Dee está tremenda??!!:D

Es complicado que deje de mencionar "Galactica"...: a veces me puede el frikismo y es una mina de ejemplos. Je, je, he echado un vistazo al resto de teorías y puedes estar tranquilo, que creo que no hay ningún gran spoiler.

En cuanta a que la culpa de tragar mierda es en parte nuestra te doy toda la razón. Por ejemplo, fui a ver "Speed Racer" solo porque tenía curiosidad, tampoco tenía TAN mala pinta y...porque era de los Wachowski. La peli me pareció entretenida, así que no me importa, pero confieso que ni habría pensado en verla de no haber sido ellos quienes dirigían. Pero lo de Lucas es algo que va mucho más allá: ¿cuántas versiones ha sacado de la trilogía clásica? Que si pantalla panorámica o completa, que si efectos adicionales, que si ahora se los quito, que si el sonido THX no sé qué, que si edición no sé cuántos aniversario... Si quieres ver la cosa más lamentable y vergonzosa que ha hecho este hombre (dato gentileza de Lord Reaver), busaca por la red "Star Wars Holiday Special". Bueno, casi mejor que no lo busques...;p

J.M. Marí dijo...

¡Buenas, Cosette!

Vaya si te cabrea este temas. Yo me sé de una que sería de capaz de colgar la mismísima “Canción...” si le tocaran un pelo mal tocado a alguno de sus “intocables”, je je (¡tiembla, Martin, pensando en lo que Cos puede hacerte!;p). Este tema lo trataré en la “teoría de la muerte de los personajes”, falta poco.

También te adelantas con “Melrose Place”, al que haré una merecida referencia en el “salto del tiburón”. ¡Qué gran serie, Melrose! No fue solo Billy el que mostró todas las malignidades que podía hacer Billy-Maligno, también Allison, la rubita mona (no recuerdo el nombre), el doctor Mancini...de hecho ¿quién no fue? Acabo de comprobar Imdb y no es para menos, la serie tuvo siete temporadas de entre 31 y 36 capítulos...¿alguien hablaba de alargar demasiado las cosas? ;p

Y volvemos con Star Wars. Me hace gracia, es otro de los ejemplos recurrentes de esta serie de entradas: Star Wars para la salud y en la enfermedad, y Galactica para (normalmente) cosas buenas, parecen un matrimonio mal avenido, je je. Es muy fuerte lo de Anakin...no solo hubo que aguantar al crío cabezón en una historia sosa a matar durante toda la primera película, si no que cuando ya tenemos al nene crecidito lo maltratan que da gusto. Yo mismo me habría ofrecido para escribir GRATIS cómo había que llevarlo. Por dios, ¡si ni siquiera hacía falta pensar! Y, al final, vuelta a lo de siempre: nos lo comemos con patatas igualmente.

En Galactica, Lee es un prodigio de personaje (ok, Killy, mantendré el spoiler-alert levantado ;>), casi parece que lo haya escrito Ai Yazawa ;>. Por suerte, “Black Market” sí está donde se merece: los fans lo odian, de hecho ni siquiera existe en su canon-BSG; los productores lo aborrecen y lo critican abiertamente; y en Imdb está votado como el peor capítulo de la serie...con diferencia. Cometieron un error, pero es obvio que se arrepienten de ello y, con su sinceridad al respecto, creo que se han ganado el perdón. En general, los episodios que dedican casi todo el metraje a un personaje único no son el punto fuerte de la serie. Coincido contigo: “Unifinished Business” es la bomba.

Sobre Jaime de “La Canción...” no puedo opinar porque no he leído hasta ahí y no conozco ese gran cambio que opera en él. Pero justificar que empuje a un crío inocente por un balcón para matarle va a ser muuuy difícil, y no soy de los que se dejan convencer con dos escenas sentimentaloide-manipulatorias. Algo similar pasa con “The Shield”; Vic Mackey hace una cosa TAN bestia en el piloto que luego parece que la cosa no encaja. ¡Pero no! A partir de la cuarta/quinta temporada ese vil acto vuelve a su vida como en huracán en forma del increíble detective Jon Kavanaugh (Forest Whitaker), de asuntos internos, y la salvaje investigación que abre sobre él y llega hasta donde Vic no se puede ni imaginar. Por cierto, me quedan dos capítulos para acabar la séptima temporada (¡¡¡y última!!!) y tengo el corazón en un puño. En cuanto acabe, review de la serie ;>


Un beso, Cos!!