28 de noviembre de 2008

Salto del tiburón (aka "efecto Melrose") ("Crear, ver y leer: en coña pero muy en serio", parte VIII)

Si las dos teorías anteriores (cambio de escenario y coherencia interna del personaje) se dislocan al máximo, se "salta el tiburón". Esta expresión se usa para decir que la obra alcanza un punto a partir del cual el público es susceptible de dejar de tolerar la obra. Ese punto puede ser, por ejemplo, una acción del personaje -que traiciona su coherencia interna- o un cambio radical en el planteamiento de la historia que redefine el status quo de todos los personajes.


Un ejemplo maravilloso por su cutrerío extremo se da en "Melrose Place". Sí, sí, en Melrose. Gran serie. ¿Os acordáis de Billy y Allison? Eran una pareja moníííísima y encantadora y...¡se vuelven malos! ¡¡¡Los dos!!! En serio, era algo imposible. Es como si Heidi pillara una recortada y empezase a matar ovejas. Pero pasó: "Melrose" saltó el tiburón. Como espectador, ¿qué haces en un caso así? Yo dejé de ver la serie por ahí, era demasiado para mí. Porque, si han llegado ahí -y sin sonrojarse- ¿qué será lo siguiente?


Ver "Índice e Introducción de teorías"

4 comentarios:

Laura dijo...

Ves? En Melrose, a ese punto ya no llegué, porque ya el obsesivo cambio de plantel, de acuerdo con la teoría del cambio de escenario/coherencia del personaje, había logrado que dejara de ver la serie por completo.

En cambio...me resulta interesante lanzar la cuestión de...¿solo nos rebotamos cuando el personaje pasa de ser bueno a ser malo o también al revés? Porque ahora me viene a la cabeza una serie de dudosa calidad (aunque todos hayamos visto) como es Buffy y lo perfecta que quedó la transición de Spike, en mi humilde opinión. Quizá sea porque cuando un villano nos cae bien, sacarle el corazoncito valida nuestra opinión, pero cuando pasa al revés es como si nos estuvieran robando al personaje.

¿Estoy desvariando? Pasa de medianoche, give me a break!

Por otro lado, estan las excepciones de Clark en Smallville, que solo deja de parecer subnormal profundo cuando se pone la criptonita roja y se vuelve malo uuuuh super malo, aunque confieso que no la veo no solo porque el protagonista sea idiota, sino porque MI Lex está condenado a ser malo y no estoy dispuesta a ser testigo de ello (ves? lo que te decía). Imagina, si ni siquiera la aparición durante una temporada de Jensen Ackles (Dean, para más señas) hizo que me enganchara...

Y hablando de SPNatural, Jared (Sam) tampoco sabe actuar salvo cuando va de malo! (Es que en un cápítulo lo poseen, pero tranquilos que falta mucho y no os diré cómo ni cuando :P)

Gran símil, el de Heidi y la recortada!

L xx

J.M. Marí dijo...

¡Hi, Laura!

Lo de Melrose no quedó ahí. Pero vamos, la serie era un crimen en sí misma, es un gran ejemplo de "salto de tiburón" pero no creo que nadie vaya a lamentarse por ello...;p

Interesante planteamiento el paso de malo a bueno... No seguí Buffy, sorry. De todos modos, Cosette me ha hablado de esos polvos Buffy/Spike que parecen dejar en pañales a los combates Neo/Smith. ¡¡Mola!! Le daría un pase por ser de Joss Wheddon, pero es que no me creo a esa chica haciendo eso. Ni eso ni de femme fatale en "Crueles Intenciones": le faltaba edad, belleza y estilo.

Ha sido cruel. lo sé.

También estuve inspirado con lo Heidi ;>

Con Smallville lo que de verdad me echa para atrás es que vayan por la novena o décima temporada y se estén dedicando a mostrar la versión teen de cada superhéroe DC. Eso sí, de lo poquito que he visto, Lex y su papi (al que conocía como el diablo de "El Pacto") son lo mejor. Y para que te cargues a Sam de SPN de esa forma, asumo que debe hacerlo mal... ¿tanto como Wen Miller en "Prison Break" o peor?:D

Cada uno a su rollo pero, al leer tu planteamiento, mi cabeza ha volado directa a (lo siento) Dragon Ball!! A Piccolo y Vegeta para ser más exactos. Me encanta cómo Vegeta se somete al marimandonismo de Bulma y se pone...¡¡¡una camisa rosa!!! Es tan encantadoramente cutre, gay y propio de alguien que se ha vuelto invariablemente bueno (os recuerdo, amigos lectores, que hasta Sawyer tuvo que pedir perdón por haber llevado una diciendo "Eran los 80!!" ;p). Es algo que ha marcado tanto a un colectivo que existe vídeo en YouTube del gran evento, chistes en Deviantart y hasta páginas web creadas para la ocasión.

Dragon Ball, dios mío, Dragon Ball...

Killy dijo...

mola bastante este concepto que comentas del "salto de tiburón". La verdad es que me ha recordado a algo para nada relacionado con el cine y/o las series, los JCC (juegos de cartas coleccionables) como el Magic y compañía.

La analogía se ha formado en mi cabeza ya que hace unos años estuve inmerso en dicha afición a un nivel interesante (competía). En este ámbito se da una situación muy parecida a la que comentas cuando pasado un tiempo, los diseñadores del juego sacan una nueva mecánica que renueva bastante el juego en sí, además de, comunmente, invalidar ciertas cartas anteriores a dicho cambio.

Esto provocaba dos reacciones claras: la primera, algunos de los 'veteranos' del juego lo abandonaban por el efecto 'traición' sufrido. Era una falta para con la fidelidad mostrada como aficionado. Y segunda, entraba 'carne fresca' al juego. Siempre.

Con esto quiero decir que, o sabes cortar a tiempo tu obra (vaya, esta conclusión se está repitiendo con diferentes artículos), o debes encontrar nuevos adeptos, ya que no todo el mundo aguanda chorrocientos capítulos de los mismo.

PD. Por si alguien lo dudaba, yo era el típico friki que lo dejaba por 'picao' xDDD

J.M. Marí dijo...

Buenas, Killy!

Supongo que el "salto del tiburón" es válido para cualquier cosa que cambia demasiado para que los veteranos la sigan disfrutando igual, sean pelis, series o juegos de cartas. La parte positiva de eso es la "sangre nueva" que comentas.

Me parece interesante que lo equipares a una traición. Si no nos deben nada, ¿no? ¡Mentira! Cualquier autor/producto existe gracias a los aficionados que lo mantienen a flote, sin ellos caería en el olvido. No tiene que pensar en ellos solamente (sería absurdo, por eso ellos son los "autores" y los demás el "público", uno no debe suplantar al otro), pero tenerlos en cuenta no está de más. Es gracioso que te incluyas claramente dentro del grupo de aficionados "resentíos"...;p

La conclusión de cortar a tiempo es constante porque es el gran mal que acecha toda franquicia. La idea de los productores es estirar mientras sea rentable, sin importarles que la calidad se resienta por ello. Y volvemos a la maldita "ley del lupanar": fuck!:<