17 de noviembre de 2008

Ley del lupanar ("Crear, ver y leer: en coña pero muy en serio", parte I)


Quien paga manda. Es así de simple, por suerte unas veces, por desgracia otras (las más frecuentes).


El inteligente caballero que produjo la adaptación de "El señor de los anillos" a pantalla grande decidió que debían rodarse tres películas y que eso no podía ser de ningún otro modo; que hacer solo dos -como habían sugerido otros productores- era una calumnia contra el libro y una estupidez. No fue un acto caritativo, ni tampoco devoción por la obra original y su autor -aunque de eso algo sí había-, si no la certeza de que esa era la forma en la que el público mejor iba a recibir la adaptación. Porque él ponía la pasta, pero el público era quien se la iba a devolver. El poder indirecto del público siempre ha existido, pero internet lo ha convertido en algo obvio.


La masificación de los foros de opinión en internet ha tenido demasiado que ver en el desarrollo de algunas obras. Ha hecho que los gustos y las exigencias del público sean conocidos y difundidos a mucha velocidad y se creen corrientes de opinión en torno a cualquier producto. Lo digo como algo muy negativo, que conste, ya que los productores de las obras raramente hacen arte por el arte: buscan rentabilizar su inversión en la obra (lógico) y hacen cuantos cambios sean necesarios en las tramas para adaptarse a los gustos del público.


El caso más sangrante que me viene a la cabeza es el cuarto libro de "La Canción de Hielo y Fuego". George R.R. Martin había publicado el tercer libro de su saga hacía años. Es un escritor con un talento arrollador, pero escribir como él lo hace requiere esfuerzo y, sobre todo, tiempo. Tiempo que los fans parecían no estar dispuestos a esperar, así que los editores temblaban ante un hipotético descenso en las ventas y presionaron al escritor para que entregase cuanto antes material para publicar. El resultado fue un libro en el que se narran las peripecias de... la mitad de los personajes. ¿Eso no es medio libro? Ya, ya sé que las tramas podían seguirse de forma independiente y bla, bla, bla; incluso el mismo Martin defendió la decisión ante el público, pero no me creo una palabra: se cargaron la integridad de su obra y seguro que Martin echaba fuego por la boca en privado. Ahora estamos a la espera de un quinto libro en el que se contará...la mitad que falta.


Es algo obvio pero las historias (sea libro, serie o película) se escriben para ser vendidas; al final, lo único que importa es cuantos libros vendes, cuánta gente ve tu película el primer fin de semana o qué porcentaje de share tiene tu capítulo piloto.


Conclusión: los autores prostituyen su obra para agradar al público. Esta teoría es un hecho maestro, un punto de partida básico, que se preasume al consumir cualquier obra y convierte en "esclavas" a todas las demás teorías.


Ver "Índice e Introducción de teorías"


10 comentarios:

Killy dijo...

Interesante reflexión, pero supongo que el concepto de 'prostituir' tu obra irá muy ligado a la intencionalidad con la que crees la misma. Is not the same escribir para vender directamente, que hacerlo por afición/curro alternativo.

Está claro que sea el caso que sea, a la que empiece a mover pasta gansa, se dará el caso de presión por parte de editorial/productora, y también está claro que por muchos ideales e integridad friki-independiente, un fajote de euros es como poco un interesante 'bálsamo' para con el radicalismo, pero creo que partir desde una estación u otra puede marcar diferencias.

Ale, ya me he quedao a gusto ^_^

J.M. Marí dijo...

Sí, en todo momento (al decir "autor") me refiero a gente que vive de ello. Y no cualquiera, en concreto a aquellos de los que siempre hablamos: George Martin, J.J.Abrams y demás gente de nivel. Esa que sabe que su obra será consumida por millones de personas.

Por cierto, leí esta semana en Fortegaverso que el bueno de Abrams quería sacar tres temporadas de "Lost" (presentación, nudo y desenlace), pero le pusieron delante "una suma de siete cifras por alargar la mina de oro dos temporadas más, con lo que deberían agregarse alrededor de quince nuevos personajes, lo que cambiaría por completo el plan de la obra".

El resto de la historia ya la conocemos todos. Me refiero a detalles como ese. Ojo, que no lo critico del todo, porque yo por siete cifras (mínimo un millón de dólares) me enrollaba con la Duquesa de Alba...uy, aunque creo que algún oportunista ya se me ha adelantado ;p

Anónimo dijo...

Muy bueno, sí señor.
En cualquier caso, y a pesar de que estoy totalmente de acuerdo con tu primera teoría, existe el efecto contrario (no sé si lo tendrás contemplado en alguna de tus otras teorías), lo que yo llamo “Teoría de ahora que mi obra es famosa y no necesito vuestro apestoso dinero, voy a meteros por el ojete todo lo que me salga de la… ”.

Me explico. La necesidad de aceptación de la obra del autor por parte del gran público, lo lleva en muchos casos a posiciones más neutras o menos extremistas que las que el autor desearía expresar (no confundir esto, con la censura, los tijeretazos y las presiones continuistas que sufren muchas/muchos películas/libros cuando son visionados/leídos por los directivos de esta o esa compañía o distribuidora).

Parece ser que al final en muchos casos, no es bueno dejar “vía libre total” o que el autor se sienta totalmente libre para realizar sus obras sin importarle la opinión del público, que al fin y al cabo es para quien escribe/dirige.

En estos casos nos encontraremos desastres absolutos y dantescos, valga una serie de ejemplos:

George Lucas, (AKA: JODOATUSHEROESDEINFANCIA) él, que fue considerado uno de los grandes visionarios de la historia del cine, se está dedicando a cargarse sistemáticamente a mis héroes de niñez favoritos. Lo que ha hecho con StarWars, no tiene nombre, pero no nos quejemos, él lo avisó: “voy a escribir la historia que a mí me gustaría ver” decía el señor Lucas antes de lanzar el episodio 1, y lo ha hecho, sin duda: se ha pasado por el forro a millones de fans y ha creado una historia incoherente (del efecto Anakin, creo que ya hablarás tu más adelante) y aburrida (el tostón de la relación Anakin-Padme, no hay quien lo aguante), una historia indigna de la saga más emblemática de los 80.El caso de “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”, no es diferente, el retorno del héroe con fedora más famoso de todos los tiempos, se convirtió en unos 40 minutos impagables seguidos de una hora bochornosa, incomprensible y aburrida, ya lo decía Spilberg “George, de verdad tenemos que poner Aliens en Indiana Jones?” y contestaba George “Claro, esto es nuevo, estos son extraterrestres inter-dimensionales”. La película ha sido un éxito de taquilla, pero más por la nostalgia que ha suscitado en los espectadores, que por meritos propios.
¿Habría sido tan “cabra” el señor Lucas si sus finanzas dependieran del buen hacer de sus películas? Lo dudo bastante.

Otro flagrante ejemplo:
The Wachowsky brothers : ¿Que se puede decir de Matrix? Es una película perfecta, profunda e inteligente, ¿qué se puede decir de sus continuaciones? Que son malas con avaricia, indignas e ininteligibles, llenas de errores y incoherencias. Si los Wachowsky hubieran filmado las tres películas a la vez, y por tanto no supiesen del gran existo que tendría Matrix en su estreno, ¿hubiesen llevado a cabo tan insufrible guion para sus continuaciones? Lo dudo mucho, no se hubieran atrevido y posiblemente tendríamos una de las mejores sagas fílmicas de todos los tiempos. Afortunadamente, dándose cuenta de su error, volvieron al redil con la magistral “V de vendeta”, para volver a defenestrarse con “speed racer”, una de cal y una de arena.
En resumen y para terminar con semejante “tocho”, la libertad creativa está bien, pero hay que tener en cuenta el público al que va dirigido o corremos el riesgo de crear verdaderas aberraciones.

Saludos

J.M. Marí dijo...

¡Bienvenido, “Anónimo”!

Asumo que nos conocemos. Tus comentarios viperinos sobre “Matrix” no pueden ser una casualidad...;p

Pues no había contemplado el efecto que propones, la verdad. Creo recordar que hago alusiones de forma indirecta en alguna teoría, pero no he escrito ninguna dedicada a desarrollarlo. Podría llamarse “Teoría de la carta blanca (aka “efecto Lucas”)”, je je je. Estoy contigo: el deseo de gustar y ser aceptados lleva a los autores a tomar decisiones opuestas a sus propios deseos. A menudo, eso cambia cuando alcanzan la fama, claro. Tus ejemplos me encantan: “Star Wars”, “Indiana Jones” y “Matrix”, ni más ni menos.

Sobre la primera puedo decirte que, efectivamente, en el “efecto Anakin” pongo a caldo al bueno de George. No soy fan devoto de la trilogía galáctica clásica, creo que la única que se salva al completo de unos buenos tijeretazos es la segunda. También creo que era relativamente sencillo hacer una continuación digna y no el pedazo de mierd… en fin, estamos de acuerdo en todo lo que mencionas en este punto. Lo de “Indy” tampoco hay por dónde cogerlo: el arranque de la película es realmente bueno y hace pensar que nuestros temores habían sido en vano, pero no… Se hace larga y aburrida; Shia LaBeouf está genial en todo lo que ha hecho menos en ésta (precisamente en ésta, joder), él solito se encarga de redefinir el concepto “anticarismático”; y lo de los aliens…Yo que sé qué se fumó Lucas para escribir esto; algo fuerte, seguro, y luego se lo ruló a Spielberg y a Ford, porque si no no entiendo que aceptaran una idea tan floja y rara. En relación con tu alta estima por el señor Lucas, puedes consultar aquí para ver una imagen de un artículo anterior que supongo que te hará gracia.


¡Con “Matrix” m’has matáo! Volví a ver la primera hace dos semanas para ver si le renovaba el título de “mi película favorita de todos los tiempos”. Vaya si lo hizo. Aunque me la sé de memoria (y no es un decir), me pasé dos horas pegado a la pantalla. Me propuse ver la segunda y tercera, también para ver qué tal, pero lo tengo momentáneamente aparcado (primero va la séptima de “The Shield” ;>). A mí, personalmente, me gustaron. Creo que son dos buenas películas de acción/ciencia-ficción que están muy por encima de la media del género. ¿Había cosas suprimibles? Pues claro: el maquinista; el rollo intelectual exagerado (vacío) del arquitecto; conceptos como los vampiros, hombres-lobo y demás; exceso de terminología informática incomprensible para el resto de mortales… y, con todo, dos grandes películas. Tengo en mente escribir una entrada cuando las haya vuelto a ver todas para comentar mis impresiones (una “review” en toda regla). Espero recibir tus ataques ahí; seguro que pasamos un buen rato debatiendo ;>.


Dar carta blanca es una jugada arriesgada. Hay personajes por Hollywood con ínfulas de creatividad y renovación que me ponen enfermo: Charlie Kaufman, Michael Gondry, Sofia Coppola y cualquiera que haga de sus pajas mentales un asunto de interés público. En cualquier caso, se supone que es una concesión que se han ganado a costa de su buen hacer en otras ocasiones. Es un premio similar a un arma de doble filo. Por suerte, al final está en nuestras manos qué hacer con el producto que nos ofrecen; como dicen los ingleses: “fool me once, shame on you; fool me twice, shame on me”.

Cosette dijo...

Bueno, con esta teoría estoy 100% de acuerdo… Es triste, pero en general cualquier tipo de producto de entretenimiento destinado a las “masas” está sujeto a las leyes del dinero… Traducido = hay que darle al público lo que quiere (porque eso nos permitirá ganar más dinero). De todas formas, no hay que dramatizar: no creo que dar al público lo que desea sea una cosa mala al 100%; se puede intentar contentar al público pero sin perder el sentido que se quería dar a la obra original… Me explico: para mí, lo verdaderamente importante es que la obra no pierda la coherencia, su sentido, o su propósito inicial por el mero hecho de intentar contentar a un público que –muchas veces- opina sin mucho criterio.

Creo que este fenómeno lo observamos de forma especialmente dolorosa en las series de TV (sobre todo desde la aparición de Internet, donde constantemente se crean corrientes de opinión…). Personalmente, estoy harta de que destrocen arcos argumentales en determinadas series, o (peor aún) que cambien completamente a algunos personajes porque el público no acaba de estar contento. Una de las cosas que más respeto de una obra –sea libro, serie de TV, película, etc.- es que esta sea coherente y se mantenga fiel a los personajes y a la historia… Y eso no suele ocurrir cuando se empieza a hacer (demasiado) caso al público…
Soy consciente de que lo que digo quizá suena un poco elitista, pero lo cierto es que no le tengo mucho cariño a la “opinión de las masas”… Eso sí, estoy de acuerdo en que a veces el público tiene parte de razón, y critica una determinada obra porque hay razones de peso para ello… En esto coincido con la teoría de “anónimo”: a veces al autor se le va la olla y, en vez de ser fiel a su obra, empieza a encadenar una barbaridad tras otra. Coincido completamente con lo que comenta sobre “Star Wars” e “Indiana Jones” (me voy a explayar un poquito con eso… :D)

El tema “Star Wars” me parece espeluznante. Nunca he sido una fan acérrima de la saga (gracias a Dios, porque con lo que le han hecho…), pero la verdad es que las tres últimas películas me han parecido muy, muy flojas. Creo que la historia tenía una premisa muy potente que no han sabido aprovechae; Anakin me parece –a priori- un personaje con el que se podía haber creado una muy buena historia (sí, vale, el típico cliché de “chico bueno se vuelve malo”, pero bueno, los clichés, si están bien contados, merecen la pena); lo que finalmente vemos en la nueva trilogía es una sucesión de incoherencias que dan al traste con el personaje y la historia… ¡Está tan mal llevada la evolución psicológica del personaje! Por no hablar de la relación Padme-Anakin, que me parece cutre-cutre-cutre (y eso que soy fan total de las historias de amor trágicas, pero bien contadas, please…).

Sobre “Indiana…”, bueno, en este caso no creo que hayan cometido ninguna atrocidad con el personaje ni con el argumento de la peli (que es aburrida…), simplemente lo que me viene a la mente con “El reino de la calavera de cristal” es… ¿realmente era necesaria? Evidentemente, no (al menos, no para contarte lo que te han contado). Pero ya sabemos que si algo vende hay que exprimirlo al máximo… sniff!

Y respecto a “Matrix”… bueno, aquí es donde disiento un poco con “anónimo”. La primera peli es una (muy) buena peli de acción, con una historia interesante y bien contada, y con una puesta en escena brutal. Pone el listón muy alto y, probablemente, es por ello que las otras dos supusieron una decepción para el fan en general. A mí personalmente –que no soy ninguna fan total de “Matrix”- las dos últimas me parecen buenas películas de acción-scifi (todo el rollo de Zion me gustó bastante)… Quizás pecan un poco de abusar de pseudofilosofía baratera, pero se lo perdono ;p

Y solo para acabar, me gustaría mencionar también al extremo opuesto de venderse al publico… Me refiero a los autores “independientes” que, en muchos casos, se dedican a hacer obras consideradas “de culto” por la crítica… A ver, me gusta que una obra sea arriesgada y original, pero me molesta (mucho, muchísimo) autores como Sofia Coppola (I hate her so much!!!!) que nos pretenden vender obras pretenciosas y arty. Y lo peor es que la crítica los adora (y un sector del público también). No sé… el tema es complicado. Personalmente creo que lo que más valoro de una obra es que esta se mantenga fiel a la idea original, a la historia, a los personajes, a aquello que pretendía explicarnos… Cosa difícil, pero no imposible, por supuesto.

Y bueno, lo dejo aquí, que acabo de meter un rollo… ;p

J.M. Marí dijo...

¡Hi, Cos!

En cuanto la pasta se mete de por medio, las “inquietudes” se corrompen y pasan a convertirse en “intereses”. Personalmente, odio la “ley del lupanar” porque no es algo exclusivo a contar historias si no a cualquier negocio (=pasta de por medio), pero es lo que hay y me fastidia profundamente. Creo que, si de verdad lo quieres, puedes combatir contra ciertas actitudes sociales aportando tu pequeño granito; quizá a otro le motive tu esfuerzo y ponga el suyo, luego llegue un tercero y… Ah! ¡He de dejar de ver “Star Trek”!;P Supongo que la excepción debe ser la que comenta Anónimo, cuando al autor ya le importa un pito que su cuenta tenga un cero o dos de más o de menos y se permite hacer Lucasadas, Wachowskiadas, Allenadas y demás. Tampoco es la mejor de las soluciones, luego salen pelis y libros que solo comprenden los seguidores acérrimos del autor en cuestión; a veces ni ellos.

Tu afirmación de que el público (muchas veces) opina sin criterio es bastante bestia… y la comparto al 100%. Opino que el individuo es listo, pero la masa es tonta. También creo que todos nos movemos por subjetividades y no debemos despreciar las opiniones ajenas; además, el hecho de no tener conocimientos profundos sobre algo no impide que te puedas formar una opinión sobre ello o que esa opinión tenga algún tipo de validez o frescura que alguien totalmente metido es incapaz de ver. O que sí tengas esos conocimientos y tu conclusión/opinión se oponga a la de otro experto…lo dicho: subjetividades.

Supongo que a veces no vale la pena enzarzarse en según qué disputas pero, como comentas, internet ha dado luz verde a críticos (profesionales, bloggers, etc) que crean corrientes de opinión. Por ejemplo, si Carlos Boyero hace una crítica negativa (por citar a alguien que recientemente ha montado un pequeño alboroto), solo quiere decir que a Carlos Boyero no le ha gustado esa película. Sin duda, cuenta con más herramientas teóricas y un bagaje mayor que nosotros para llegar a esa conclusión, pero nosotros podemos llegar a una distinta por los mismos motivos. Personalmente, me gusta su estilo pasota y algo borde, si dice algo es porque lo piensa y no para gustar; pero eso no quiere decir que su opinión sea un punto y final para mí, no es más que una referencia más entre otras tantas.

Además, parece que llevar la contraria a la opinión mayoritaria o tener ideas propias es algo malo, ¡anda ya! Atrévete a entrar en un foro dedicado a Tolkien y decir algo en su contra (por leve que sea): recibirás rechazo y es posible que, si no encajas, algún administrador te acabe baneando del sitio. “Tolkien es Dios”, quieren oír eso y, si no es lo que vas a decir, no eres bienvenido. Por supuesto, quizá encuentres mentes más dispuestas al diálogo y a considerar tus puntos de vista aunque de entrada no estén de acuerdo contigo. Estoy perdiendo el hilo… Al final, igual que tú, solo espero que la obra conserve su coherencia, su intención original, sea fiel a lo que representa y no ceda a los deseos de las grandes masas.

Lo de “Star Wars” es algo que ha dolido. Lo puedo ver en Anónimo, lo veo en ti, en mí mismo y en cualquier amigo con el que comento esto. Sí, Anakin es un cliché. ¿Y qué? “Matrix” es el harén de los clichés; bien mezcladitos y desarrollados, eso sí. Hablando de Neo & company, quizá no seas fan total de la saga, yo sí lo soy y esperaba mucho de ella (¡¡lo de Zion era genial, sí!!). Lo comento por lo que he escrito más arriba de las subjetividades; aunque soy consciente de sus carencias, no me cansaré de defender la obra en conjunto. Otros, por lo mismo, la desterraron al olvido.

Sobre los autores de culto tenemos idéntica opinión. Es algo que, hasta cierto punto, tiene que ver con lo comentado sobre la opinión de las masas: ¿hará Clint Eastwood una película mala algún día? Más bien me pregunto si los críticos objetarán sobre algo. No lo digo porque crea que haga malas películas. Al contrario, le considero todo un artesano y su cine de corte clásico me parece estupendo, pero la crítica le lame los pies cada vez que saca una película. No sé si lo comenté en otra ocasión, pero la forma en la que representa a la familia de Hillary Swank al final de “Million Dolar Baby” era exagerada e involuntariamente cómica, pero nadie dijo nada… ¿Y si la hubiese dirigido Santiago Segura? “Pese al excelente pulso de que hace gala el director español durante todo el metraje, al final sucumbe ante…”. Pero nadie dijo nada.

Lo de Sofia Coppola, Kiarostami (de él venía el asunto de Carlos Boyero) y demás me cansa solo de pensarlo. Son directores con una personalidad única…y si solo la tienen ellos, será por algo. ¡Es coña! ;>

Un saludo!

Anónimo dijo...

Buenas, “anónimo strikes back”, por supuesto que me conoces, me extraña que no me hayas descubierto ya, de hecho en principio no iba a mantener mi identidad en el anonimato, pero a la hora de firmarlo, no me dejó poner pseudónimo si no creaba una cuenta, con lo que siendo como soy, bastante perro para estas cosas, pues quedó en anónimo.

Pero la verdad es que resulta de lo más divertido “yo sé quién eres pero tú no sabes quién soy yo”, je je je, lo dejaremos así por el momento ;).

Si te pica la curiosidad te daré dos pistas y no deberías necesitar más (¿o sí?), piensa en quien conoces que no te hubiera extrañado que hubiese acabado convertido en un psicokiller a lo Dexter. (Si, a mí tampoco me hubiera extrañado que hubieses acabado siéndolo tú, o sea que no eres tú mismo escribiéndote en plan Tyler Durden en el club de la lucha,¿ o quizás estás durmiendo menos porqué estás desarrollando en secreto el proyecto Mayhem y te dedicas a auto blogearte a ti mismo por las noches? ).

Y pista número 2, la última vez que lo chequeé, en mi entrepierna, tenía pene.

Seguro que con estas pistitas no te costará adivinarlo.

Continuando con lo comentado, estoy de acuerdo tanto con lo que comentas tú, como con lo que comenta Cosette, con un par de salvedades.

1. Matrix, the Matrix, la peli del 99, es simplemente genial, sublime, como ya he dicho, perfecta, me encanta y si posiblemente no es mi peli favorita, indudablemente está en mi top 5 personal, sus continuaciones, cada vez me gustan menos. Me quedé frio al verlas en el cine, y más adelante en DVD, las he ido odiando poco a poco,( especialmente a Reload). Sólo se salva Monica Belluchi y sus trapitos, por el resto, pura pseudofilosofía barata de taxista a las 5 de la mañana.

2. Si bien indiana Jones, no es una saga que destaque por su “credibilidad” o “veracidad”, si bien es cierto que exceptuando “el templo maldito”, el resto son bastante dignas y sin duda no hacía falta la cuarta, y si hay quinta pues la cosa puede ser ya muy preocupante.

3. Respecto a estas obras de superculto, no puedo estar más de acuerdo con los dos, hay obras por ahí que merecen un cierto respeto por la relación calidad-presupuesto invertido, pero eso no significa que cualquier mierda se convierta automáticamente en una peli de culto, no basta con ser diferente para ser bueno. El primer Hulk, es diferente, pero es una MIERDA como la copa de un pino, y a esta precisamente no le falta presupuesto, ahora eso sí, la peña no ha escatimado en “ohhhh que filosófica”, “ohhh que aproximación más cercana al cómic ”, mi comentario es, por dios si la peli va de un tío que cuando se cabrea se vuelve verde y retrasado, pues da para eso, evasión y diversión, nada más, en la línea de la última cinta de Eduard Nortón, no ganará un oscar pero es entretenida.

4. Y Hulk me da pié a hablar de mi querido y estimadísimo director Ang lee (¿Se escribe así?) y sus psudo mierdecillas filosóficas poéticas y estéticas (para mí), la supremamente aburrida “tigre y dragón” y otras perlitas por el estilo a lo “hero”o “la casa de las dagas voladoras”. Entendedme, no digo que sean malas películas (Hulk si), pero a mí me falta “sensibilidad” para entenderlas, simplemente me parecen pastelazos para los chinos (diós sabe que ellos las apreciarán) y para algunas mentes privilegiadas capaces de captar tan sutiles matices poéticos,( la mía no), en este caso concreto, no tengo nada que echarle en cara al director, (bueno, nuevamente con Hulk ,si) al fin y al cabo él es chino, y hace pelis para los chinos y para el que le gusten, tiene en cuenta su público y punto. Critico él que se sube al carro de estás películas sólo porqué son distintas, (esto también paso con Matrix, mucha gente ni siquiera la entendió, pero dijo que era fantástica y chulísima, pero no entendieron una mierda, luego decían “¿todo era un sueño, no?” y tú los mirabas con cara rara y pensabas pobre rebaño descarriado de la mano de diós.),(Los culturetas mierdosillos y espabiladillos.). Parafraseándote, el individuo es listo, la masa, retrasada mental total (y los culturetillas, retrasados en cualquiera de los dos casos).

Resumiendo, a cada uno le gusta lo que le gusta y te puede gustar hero, porqué es “mu bonita” y “mu filosófica”, y a veces te puede gustar algo simplemente porque es innovador: “saurai shampoo”, pero no te puedes sumar a una tendencia sólo porqué es guay o está de moda, es tan triste como esos títeres, que tanto abundan en nuestro ”primer” y avanzado mundo, de si no es de esta o esa marca no me pongo, o no lo visto (a Kabul los enviaba a todos una temporadita a ver si maduraban). Hay que tener algo de personalidad en esta vida y la personalidad no se basa en lo que llevas puesto o las pelis que te gustán.

Saludetes.

Cosette dijo...

Solo cuatro comentarios en respuesta a “anónimo”… Ja, ja!!! Veo que odias profundamente a Ang Lee… Me he reído un rato con lo que cometas de “Hulk”, y no puedo evitar darte toda la razón: la peli es de un aburrido que espanta (no llegué a dormirme, pero casi…). Y sí, si vamos a ver una peli de un tío que se vuelve verde, y grande, y fuerte, y grita “Hulk aplasta!!” cuando se enfada… ¿qué necesidad, digo yo, hay de dotar a ese argumento de profundidad psicológica? No digo que todo vaya a ser acción y peleas, pero me cabrea bastante que, con directores de este tipo, debamos descubrir el-tormento-psicológico-al-que-se-enfrenta-el-personaje-cada-día-de-su-vida… La evasión y diversión, como comentas, no es TAN mala… ;)

De todas formas, no coincido contigo respecto a lo de “pelis para chinos” (muy bueno, eso sí, cómo lo explicas :D). De Ang Lee, “Hulk” me parece un auténtico tostón, pero “Tigre y dragón” me gusta bastante y a “Brokebrack montain” le encontré un algo… Y respecto a “Heroe” y “La casa de las dagas voladoras” (ambas de Zhang Yimou), la verdad es que me gustan bastante. ¿Motivos? De todas ellas, especialmente la primera, me gusta mucho el rollo visual que se traen y, aunque reconozco que son películas bastante lentas -algo previsible en el cine asiático-, las historias que nos cuentan -sin ser nada del otro mundo- consiguen llamarme la atención… Quizá en estos momentos mi lado más “arty” (que lo tengo, no nos vamos a engañar) se apodera de mí, no sé… aunque reconozco que estas películas tienen un “algo” que me atrae… A este respecto, me pasó más o menos lo mismo con “La fuente”, de Darren Aronofsky, película de argumento difícilmente comprensible pero que me llegó por lo impactante que es a nivel visual y, sobre todo, por lo triste y emocional que resulta la historia (eso sí, no le intentes encontrar mucho sentido, ja, ja!!).

Por otro lado, muy de acuerdo contigo con lo que comentas sobre el “culturetismo”; es triste, pero a mucha gente le molan las obras de ese tipo simplemente porque queda “cool”, y “progre”, y “alternativo”. Es por eso que ODIO a Sofía Coppola (me parece una pedante rematada), o por lo que “Juno” no me pareció ni de lejos la maravillosa comedia que todo el mundo decía –de hecho, la encontré extremadamente pretenciosa y poco realista-, o por lo que ni me molesté en ir a ver “Pozos de ambición” o “No es país para viejos” (que conste, que no digo que sean malas pelis –no las he visto, por lo tanto no opino- pero parecen las típicas pelis-coñazo que debes calificar automáticamente como obras de arte si no quieres sufrir la condena eterna de todos los gafapasta).

Y sí, todo la razón… Hay que tener personalidad para defender lo que te gusta… Desgraciadamente hay mucha gente que no se para a pensar demasiado y se deja llevar por las corrientes de opinión… Suena muy pedante, pero eso de que la “masa” es tonta lo creo 100%. Y no solo tenemos que remitirnos a cosas “ligeritas” como las pelis o las series de TV; ahí está la manipulación de los medios de comunicación a la que nos vemos sometidos día a día, y que la gente no se cuestiona demasiado –ahora, de golpe, hay crisis???, ja, ja!!!-; o el éxito de programas-basura tipo “Gran Hermano”, o toda la prensa del corazón… Pero bueno, eso es otra historia…

Saludos!

Anónimo dijo...

Bueno, no puedo disentir en ninguna de tus opiniones Cosette.
Sin duda, entiendo que te gusten y que haya gente a la que le gusten las “pelis para chinos”, de hecho a mi “brokebrack mountain”, no me pareció mala película.( Es un tostón aceptable y ligeramente entretenido con una moraleja sobre el amor ”mu potita y triste”, lástima que qué a mí ya al final me importaba poco como acababa la historia y quería irme a dormir). Pero bueno es comprensible que seres más iluminados que yo entiendan las sutilezas de estas obras.
Bueno, creo que al final hemos llegado al consenso, voy a ver si me releo tus otros temas y doy un poquito de caña
Nos leemos

J.M. Marí dijo...

¡Qué interesante! Desaparezco unos días y la cosa sigue funcionando (Cosette es algo así como mi Commander Riker ;>). Esta "ley del lupanar" está dando generando debate. Y no solo eso, Anónimo y Cosette vais fuertes: me gusta, me gusta...;>

Bueno, por partes. Comienzo por ti, Anónimo. Contaba con que tuvieras pene, llámalo "intuición masculina", je je. En este comentario das un dato que juraría que era justo al revés: ¿no te gusta "Hero"? Iré luego a por eso. Y acabar convertido en un psicokiller rollo Dexter es algo que, con los tiempos que corren, me parece hasta normal (en serio). Por cierto, ahora que lo comentas, duermo realmente poco...¿proyecto Mayhem? ;p

¡Matrix! Sí, la del 99, la que dejó a la "La amenaza fantasma" con un palmo de narices en los Oscar. Si no fuese por la cagada con la traición de Cypher sería perfecta y, con todo, es brutal. Pocas películas pueden presumir de eso. Considero que "Reloaded" y "Revolutions" son una sola película, me baso en cómo el montaje acaba en la primera y en el raro y anticlimático inicio de la segunda justo unos instantes después. Como continuación a la película original, donde Neo despliega sus poderes de elegido a placer (detiene balas, vuela) y advierte de que acaba de comenzar una guerra, me parece lógica y coherente. Ni en mis fantasías frikis más húmedas imaginé que fueran a superar a "Matrix", pero no me sentí decepcionado. Me encantó que Smith fuese el villano final; siempre ha sido la némesis de Neo y es mucho más carismático que cualquier engendro digital gigantesco de esos que hoy se fabrican como churros. Ahí los Wachowski se marcaron un tanto. Me gustó Zion, incluida la rave-party (debo ser el único), cuyo propósito es mostrar la dualidad carne/máquina (montado en paralelo al gatillazo de Neo ;p). Es mi opinión, pero por eso la considero una secuencia necesaria. Las nuevas incorporaciones eran interesantes: el arquitecto era un nuevo tipo de rival (brillantemente pedante), y Merovingian era un friki sádico y divertido pasado de rosca, muy en la línea de Willy Wonka...creo que le habrían podido sacar más partido, igual que a Seraph y los gemelos, su metraje se me hizo corto. Impresionante también el final, oscuro y deprimente pero con un toque de esperanza (alegorías cristianas de por medio). El final de "Reloaded" abrió varias incógnitas: ¿están en un Matrix dentro de otro Matrix?. Quizás a ese respecto habría preferido algo distinto, pero lo que hay me satisface. No digo que sean las mejores películas del mundo, pero me encantan y no reniego de ellas en absoluto. Si te gusta Bellucci con los trapitos de Matrix, no son los que mejor le quedan; ya te recomendaré un par de pelis, ya... ;p

Con Indy podemos estar tranquilos por ahora, según el director de efectos de especiales (en la Cinemanía de este mes), será complicado que el trío calavera se ponga de acuerdo again. Cosa de la que me alegro mucho, porque estas cosas raramente van a mejor, y si tiene que ir a peor…

Y ahora os contesto a ambos (Anónimo y Cosette) por igual: yo SÍ me dormí con “Hulk”. Fue antes de que se pegue de tortas con su padre. Después iba abriendo los ojos: Nick Nolte sobreactuando, dos bichejos CG lanzando rayos y ahostiándose (ruido, ruido). Pero bueno, ¿qué esperabais de una película con un caniche mutante? No suelo ser tan radical, pero “Hulk” me pareció un súper-truño de mucho cuidado. De todas formas, lo que Marvel ha hecho con el “Hulk” de Edward Norton es toda una declaración de principios: la versión de Ang Lee no existe. Si no existe ni para los que la parieron, ¿por qué iba a existir para nosotros? La nueva no la he visto, pero la elección del director habla por sí misma: Louis Leterrier (saga “Transporter”), solvente, manso y divertido. Probablemente será mucho más amena de ver que el duerme-piedras de Lee.

Lee, pobre Lee. ¿Por qué le odias tanto, Anónimo? Estoy con Cosette: “Tigre y Dragón” no está mal, “Brokeback Mountain” se dejaba ver, “La casa de las dagas” me gustó y “Hero” me parece la hostia en vinagre. Esta última me entra por los ojos (me tira la vena profesional), pero me place comprobar que detrás hay algo, la paleta cromática responde a diferentes sentimientos y puntos de vista. Antes de que alguien recuerde el partido de tenis con la gota de agua, ya lo hago yo: vale, era una gilipollez máxima; el que fuese una metáfora no justifica la tontería que te están enseñando. Pero no es más que un pequeño borrón en un precioso tapiz.

Entiendo que “Hero” y compañía no gusten. Son pelis lentas que usan un lenguaje muy distinto al nuestro, eso sin mencionar que las protagonizan asiáticos, algo que echa a mucha gente para atrás (no es coña). De mente privilegiada nada; como a todo, te vas acostumbrando. ¿A quién le gusta su primera cerveza o su primer cigarrillo? Cuando sabes que en una peli de Kitano son de verdad capaces de mostrar en plano secuencia como un tío anda doscientos metros hacia la cámara en tiempo real o como un Evangelion tarda más de medio minuto en reventar la cabeza de un personaje (manteniendo el plano estático) te tomas las cosas de otra forma. O que no hablen, o… es otro lenguaje. Estas películas que menciono me gustan porque las he visto en el momento adecuado. Sin irme a la otra punta del mundo, se me ocurren dos o tres tostones que están considerados pilares del cine: “Ciudadano Kane”, “Odisea 2001”, el “Hamlet” de Lawrence Olivier…incluso (conseguiré que me tiren piedras) “Blade Runner”. ¡Oh, lo que he dicho! ¡Meterme con tamaña obra maestra! Me muero por volver a verla para ver qué tal, porque mi última vez tenía unos 17 años y me pareció pesadísima, solo el tramo final captó realmente mi interés.

Cosette, mencionas “La fuente”… me encantó. Es un caso único e irrepetible en el que el no entender un carajo (salvo la historia que se desarrolla en tiempo presente) no impidió que me fascinara lo que me enseñaban y quisiera saber más, dejándome llevar por las emociones de la película. No sé explicarlo, tal vez si me pongo las gafas de pasta podría desentrañar qué ocurre en mi mente...;p Y no me gusta porque “tiene que gustarme”, como comenta Anónimo, ya que digo sin vergüenza que no comprendí qué estaba pasando (ojalá alguien me lo explicara…gafapastas, animaos!!;>). Y también te metes con “Juno”. Espero que el tiempo ponga a esa película donde se merece (que es bastante más debajo de donde está ahora). ¡Le dieron Oscar y todo! Creo que, a veces, la flor y la nata de la sociedad siente la necesidad de mostrar su empatía hacia personajillos cutres y chabacanos como Diablo Cody porque queda bien hacerlo (“nosotros entendemos tu subcultura, nena”) y porque, cuando al personajillo se le suben los humos, se hace la foto de rigor y cena con ellos, pueden comprobar que la clase no la da el dinero ni la fama, porque ella sigue siendo chabacana y ellos unos ricachones estirados que pueden y deben seguir agasajándose entre ellos un año más…¡¡qué asco me dan!!.

Bueno, creo que ya va siendo hora de cerrar esta larguísima respuesta. Si algo me queda en el tintero, vuelvo a postear.

Saludos!!