30 de enero de 2012

Cine: "Los hombres que no amaban a las mujeres" (2011)

¿Quién no ha leído a estas alturas Los hombres que no amaban a las mujeres, el best-seller del sueco Stieg Larsson? Pues un servidor, sin ir más lejos.


Tal hecho no me ha impedido gozar de lo lindo de la adaptación cinematográfica que ha dirigido David Fincher aunque, a decir verdad, no iba totalmente virgen a la sala: es imposible mantenerse ajeno al fenómeno Millenium y a la fama alcanzada por el personaje de Lisbeth Salander.

Onari y Cosette han leído la novela y las discusiones sobre su calidad literaria, si Lisbeth es un icono feminista aceptable o si Blomqvist es una versión masculina de Mary Sue son más o menos frecuentes. Según comentan, se trata de una adaptación bastante fiel de la novela, por lo que su éxito me sorprende dada la truculencia de algunas escenas del film y la moralidad sexual libertina que promueven ambos protagonistas. Esto último sí ha sido limado ya que, además de entorpecer la trama, el producto está pensado para encajar con el público norteamericano.

Las dos horas y media de metraje están perfectamente aprovechadas. Salen beneficiados los personajes, con quienes se hace fácil conectar pese a sus particularidades, y también una trama muy bien hilvanada en la que, personalmente, no echo nada en falta (sí me ocurre con otras adaptaciones como, por ejemplo, las últimas de Harry Potter, un queso de gruyère narrativo). Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres no deja de ser una simple partida de Cluedo en el seno de la adinerada familia Vanger, por lo que el cómo (la interrelación entre personajes, el poderío visual) prima sobre el qué (solucionar un asesinato, algo que a ratos —con mucho tino— parece carecer de relevancia).


Cristopher Plummer otorga presencia y credibilidad a Henrik Vanger, un patriarca temible pero adorable cuyo carisma logra que sentirse tentado de instalarse en un islucho rodeado de nieve en algún punto perdido de Suecia para investigar un crimen ocurrido cuarenta años atrás no parezca una pésima idea. Daniel Craig construye con aparente naturalidad al periodista tentado, Mikael Blomqvist, un tipo que se dedica a meter el dedo en llagas ajenas —presentarle en el momento más bajo de su carrera profesional es determinante para encender la llamita de la empatía—. Por último, Rooney Mara da vida a Lisbeth Salander de forma convincente y cierra algunas bocas que desconfiaban de su inexperiencia. Ha sido nominada al Oscar a mejor actriz, cosa que la ayudará a defenderse, desde luego.

La mayoría de críticas alaban a Mara; yo también me postro ante su retrato de la torturada, inteligente y vengativa Lisbeth —no era tarea fácil—, pero creo que pasar por alto el trabajo de Craig sería injusto. Una pareja funciona cuando los dos miembros que la forman dan la talla, y es evidente que Salander y Blomqvist desprenden química. Considerando que se pasan la primera hora separados, construyendo sendas historias de forma independiente, es todo un mérito que después funcionen tan bien juntos. Asesinatos, sodomía, violencia de género… irrelevante: sin el nivel de su interpretación (y la del elenco de secundarios) no habría película.


De Fincher adoro unas películas y detesto otras. Tras la (en mi opinión) decepcionante La Red Social, reconozco que tenía las uñas afiladas y ganas de pelea. Sin embargo, a la película solo puedo ponerle un “pero” en la coda, un tanto exagerada; me hubiera gustado que el relato concluyera con la historia de los Vanger (las historias que dejan cierto regusto agridulce suelen ganarse mi favor). Como son ganas de ser puntilloso, la secuencia nace del texto original y, lo más importante, no empaña en lo más mínimo una película magnífica, pospongo mis nimias reservas para los comentarios. En conclusión, Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres es un thriller enérgico, atrayente, bien interpretado y del que, sabiendo que abre una trilogía, tengo ganas de saber más.

¡Saludos!

EDIT: había olvidado hablar de la brillante secuencia de créditos iniciales. Gracias al enlace de McGuffin, podéis verla aquí (mientras dure). Recomiendo descargarla en HD y disfrutarla a pantalla completa con los altavoces a todo trapo :)

6 comentarios:

Javier Melendez Martin dijo...

No me gustó la Salander de la película sueca. Después de leer tu crítica, voy a dar un voto de confianza a la versión Fincher.

¡Saludos!

JM dijo...

¡Bienvenido al blog, Javier!

Me permito el lujo de escribir cierto tipo de entradas cojas basándome en una firme creencia: toda adaptación debe funcionar de forma autónoma. Los guiños a la obra original son una cosa; la necesidad de haberla leído para comprender qué ocurre, otra muy distinta. Como me ha gustado tanto la versión de Fincher, me he lanzado sin complejos a escribir la entrada para recomendarla.

Aquí la cojera está en no haber leído las novelas y también en no haber visto la adaptación sueca (me hubiera gustado poder comparar el acercamiento a los dos roles principales). Eres la primera persona inconforme con el trabajo de Noomi Rapace que he conocido hasta el momento... lamento no haber sido de mayor ayuda en ese sentido. En cualqueir caso, espero que disfrutes de esta nueva versión. Te agradezco el voto de confianza ;)

¡Saludos!

SrRojo dijo...

También vi la película sin haber visto la versión sueca y sin haber leído los libros, y me gustó mucho. Siempre me interesa lo que hace este director, y aunque han dicho que al adaptar un libro ya adaptado (para "hollywoodizarlo") ha cogido el camino fácil, lo importante es el resultado, y esta vez ha valido la pena.

Lo único que no me gustó fue el desenlace casi casi deus ex machina, con Lisbeth haciendo de superespía a la James Bond. Pero supongo que es lo que pasa en el libro, así que no me quejo.

Un saludo =D

SrRojo dijo...

Ah, si ya hablastes tú del desenlace (o coda), no me había fijado xD.

JM dijo...

¡Hola de nuevo, Sr. Rojo!

Fincher es un director interesante pero, como he comentado, me produce sentimientos encontrados. Llevo muy mal que me engañen, y por eso no le perdono The Game; por otra parte, no sé ver la grandeza de Zodiac y La Red Social me parece aburridísima (aquí te dejo el comentario que escribí, por si te interesa). Yéndonos al principio, Alien 3 es floja, pero con semejantes hermanas es entendible ;> De Benjamin Button también me esperaba más, la verdad… En conclusión, de su filmografía me quedo con Panic Room (tiene escenas muy intensas y una planificación envidiable) y, por supuesto, las gloriosas Seven, Fight Club y, ahora, Millenium.

El camino realmente fácil habría sido partir del libro y modificar a su antojo, pero los fans de Larsson le habrían echado a los leones U_U De todas formas, creo que le ha salido una película estupenda, con un balance adecuado entre trama y personajes. Igual que tú, creo que el “segundo” final es innecesario, una forma extraña de alargar un material que ya estaba cerrado. Es el precio a pagar por ser fiel a la novela (y tampoco me pareció tan terrible, la verdad). Como hoy se suele decir, no digas “deus ex machina” di “se hizo amigo de un hacker” :p

¡Saludos!

PD: a este paso tendré que ver la versión sueca, aunque sea por completismo (y curiosidad por Noomi Rapace, qué diablos).

Fio dijo...

Compiii!!

Porfi, dime que mientras pululabas por sitges viste algo sobre "The Raid"?

Si no es el caso. Te envio el link del trailer. Habla por si solo. ^_^
http://www.imdb.com/title/tt1899353/

You're welcome.