3 de octubre de 2010

Cine: "Come, reza, ama"

¿No dijo hace tiempo Julia Roberts dijo que se retiraba, que dejaba la interpretación para formar una familia o algo así? Es una de esas cosas que las estrellas de cuarenta y pocos pueden permitirse porque tienen tantísima pasta que no les viene de ahí… Pues ojalá lo hubiera cumplido y nos hubiera ahorrado a todos Come, reza, ama

El trailer tenía una pinta terrible, así que la culpa es mía en parte. No obstante, llamaba la atención que la dirigiera Ryan Murphy (no confundir con Shawn Ryan, por favor U_U). Entre eso y alguna crítica decente me dio por pensar que tal vez tuviese un enfoque original y la historia funcionara bien para dos horas porque, seamos justos, pese al esperpento habitual el piloto de Nip/Tuck era sólido y potente; igual que, en una onda muy distinta, el de Glee.

La película arranca presentándonos a Liz Gilbert, una mujer recién casada en crisis vital que decide romper con todo, marido incluido (un buen tío, por cierto), y vivir la vida como ella quiera. Los secundarios animan las situaciones y van soltando perlas del calibre de "tener un hijo es como hacerte un tatuaje en la cara: tienes que pensártelo dos veces". Gran frase XD. Para mi asombro estaba pasándolo bien y riendo casi con cada escena. Luego Liz se echa un noviete jovenzuelo con quien juega como la loba sin sentimientos que es y al que termina por dar patada para marcharse a Roma y disfrutar del placer de comer (tal cual). Allí se hace amiga de una sueca que hace el guiri en Italia como ella y le presenta a su profe de italiano y sus amigotes. Hasta aquí estupendo, la acumulación de tópicos insultantes sobre Europa (¡los italianos hablan con el cuerpo!) no es incompatible con escenas divertidas y un ritmo ameno.

Liz habría podido quedarse en Italia y cerrar una película imperfecta pero pasable. ¡Pero esta es una película de fases! ¡De recuperar las ganas de vivir! ¡Autoayuda al poder! Así que después de comer, toca rezar en la India...  y echarlo todo por el retrete cinematográficamente hablando. El cambio de escenario, personajes y temática (¿espiritualidad?) hacen que, desde este punto, la historia pierda el norte, la chispa y se deshinche como un globo. Ryan Murphy, ¿recordáis? Por lo visto, el formato no afecta a cómo degeneran sus productos y Come, reza, ama no es una excepción en sus poco más de dos horas, que terminan por sentirse como cuatro. Ah, haciendo caso del título, el fragmento final es el de "amar", claro...

Liz, el personaje interpretado por Julia Roberts, cae como una patada en la vejiga. Es infantil, caprichosa y profundamente egoísta; además, sus motivaciones no quedan claras en ningún momento. No se comprende por qué deja de querer a su marido ―aunque al ser un punto de partida, podemos pasarlo por alto, sobre todo cuando la verdadera incógnita es por qué él quiere a semejante petarda―, ni la supuesta profundidad de su rollito con el Bollycao, ni por qué, de sopetón, le da por creer en dios (esta es chunga), ni qué inspira en Richard Jenkins para que este abra su corazoncito de cascarrabias torturado, ni qué ve ella en Bardem que no viera en su marido ―ni qué ve Bardem en ella, again―, ni nada de nada. Cualquiera de las mujeres que puebla la película es más interesante que Liz Gilbert.

Por otra parte está el supuesto espíritu crítico del film (crítico con el conformismo y con los matrimonios concertados, esgrimiendo un feminismo muy mal entendido, una búsqueda necesaria del “yo” y del amor con mayúsculas, por citar algunos), que pasa tan de refilón y de forma tan frívola que toda aspiración a filosofar sobre las grandes cosas cae en saco roto. Es más, es demasiado fácil jugar a “busca el mensaje desviado” y enmarcar la película en el risible y repugnante género de “blanco más o menos cabrón visita el tercer mundo y su sorprendente e innato altruismo sin fronteras (propio de los blancos) dota a los necesitados (racialmente inferiores) de conocimiento, optimismo y un futuro mejor”. ¡Puagh!

¡Hasta luego, cocodrilo!
Acabo de pasarme tres pueblos, soy consciente de ello, pero puedo prometeros que la película da sobrados motivos para justificar lo escrito. Realmente no es TAN mala ―probablemente le concedería un suficiente raspado―, aunque intenta tocar tantas teclas de forma tan tosca que su caída en lo mediocre resulta inevitable. En el apartado positivo podemos destacar lo apetitosa que luce la comida, el tramo italiano, el “hasta luego, cocodrilo” del chamán Ketut (¿qué demonios dirá en V.O.?:p), y… no sé. ¿Ya está? Haceos un favor a vosotros mismos y no correspondáis a la sonrisa infinita de la Roberts.

¡Saludos!

Pd: James Franco va de bohemio, pero ¿va fumado de verdad?XD

6 comentarios:

Onari dijo...

Jejejeje, vale no la he visto, y no creo que la vea porque así a priori no me interesa nada. Pero me he reído mucho con la review. Crystal clear, querido ;)

En la línea de "pelis que no sé por qué voy a ver", seguramente la semana que viene veré "Siempre a mi lado". Ya os contaré.

Oh, y ayer obligué al pobre Nekrolite a ver Híncame el Diente. :P Como era de esperar, tres o cuatro chistes hacen gracia y es una chorrada overall, pero mira, yo me reí. Lo mejor, la chica stuttering, pestañeando y apartándose el pelo de la cara todo el rato (más Kirsten Stewart que Bella) y el padre diciéndole algo como "Beca, tienes tics. Y ponen bastante de los nervios".

L xx

JM dijo...

¡Muy buenas, Onari!

Mi opinión sobre Come, reza, ama se puede decir en voz más alta, pero no más claro (en realidad sí se puede, pero vamos a mantener el blog para todos los públicos ;p).

Siempre a mi lado se traduce de forma automática en mi cabeza como "la de Zach Effron". No tengo ni pajolera de si es buen actor o no, aunque ser el americanito guapito de cara de High School Musical no suele servir para granjearse las simpatías cinéfilas de la gente. Por eso, más allá del prejuicio negativo en contra, ya dirás qué tal (¿a quién arrastras, btw?^^).

¡Pobre NeKro!XD Asumo que los mejores chistes ya salían en el trailer y, como comentamos por aquí hace un par de meses, debe de ser difícil hacer una parodia de algo que ya de por sí es bastante ridículo... (con todos mis respetos hacia los fans de The Pattinson, of course :p). ¿Tiene NeKro algo en la recámara para vengarse? ¿Machete, maybe? O, como en el dicho, sirviéndola fría en diciembre... ¡¿Scott Pilgrim?!XD

¡Un besazo!

Onari dijo...

Nah, mi maldad no conoce límites y me he negado a ver Machete. Hay ciertos límites.

De qué me sonará Scott Pilgrim...? :P

L xx

moleskinepassions dijo...

Es una película agradable, con una bonita historia y una actriz maravillosa, para ir a ver un día que quieras salir a gusto del cine (sin mayores preocupaciones).

Supertramp dijo...

Genial la critica! una amiga me l'ha recomanat, m'ha dit que s'identifica profundament amb la prota, i si, encaixa amb la descripcio que dones. Gracies per estalviar-me dos hores de Julia Roberts interpretant la vida de l'Angelina Jolie. com es sol dir en aquests casos; la novel-la (que no he llegit ni tinc intencio de fer-ho) es molt millor que la peli XD.

JM dijo...

Moleskine, nunca llueve para todos los gustos. A media película tenía ganas de que alguien estrangulara a Liz, o de que simplemente le pasaran cosas malas, por aquello de no alterar el balance del universo... Come, reza, ama es una de esas películas que divorcian a crítica y público; por una vez estoy de acuerdo con los primeros (y que no sirva de precedente :p).

Supertramp, la teva amiga deu ser una persona meravellosa, un esplèndid ésser humà carregat de virtuts...
Me n'alegro d'escriure crítiques útils ^^

¡Saludos!